°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

[O cómo comprar gato por liebre]

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Hace poco compré el álbum Tarantino Experience, un compilado de canciones que se presumen vinculadas a la obra del director de películas (Music from and inspired by his films).

Cuando adquirí este disco caí en la trampa. Había muchos colocados de manera muy mona en un gabinete de esos que sirven para darle una escuchada rápida a lo que ofrecen; el sello Tarantino que abarca gran parte de la portada enseguida atrapó mi atención, así que me puse los audífonos y le di una repasada fugaz al contenido; lo que escuché me gustó mucho, y por $140.00 – una ganga por dos discos compactos – lo compré.

Admito que no recordaba que todas las canciones contenidas en el álbum fuesen parte de las películas del citado director, y me dio la impresión de que faltaban muchas que sí lo eran, pero apelé a su buen gusto por escoger canciones extras que simplemente no aparecen en sus filmes. Sin embargo, al abrir el paquete de los discos, en el interior y con letras pequeñísimas pude leer la siguiente leyenda:

Quentin Tarantino was not consulted in the making of, and is not associated in any way with this album. Mr. Tarantino has neither approved nor disapproved of its contents

O sea que el susodicho director nada tuvo que ver en la selección de la música contenida en el disco, y por lo tanto algunas canciones sólo aparecen de relleno únicamente porque a algún anónimo se le ocurrió que podrían estar inspiradas por sus filmes, o viceversa. Menos mal que el anónimo no tiene tan mal gusto.

El asunto no es para desgarrarse las vestiduras, pero me molesta un poco haber sido tan ingenuo (por ello el título alternativo del post). La música en realidad está bastante bien seleccionada, y tiene el punch necesario para transportarnos por los senderos del blues, el folk, el surf y el garage rock, entre otros estilos. Destacan obviamente canciones como Bang Bang (My Baby Shot Me Down) de Nancy Sinatra extraída desde el soundtrack de Kill Bill, o el paroxismo de la música surf con Misirlou, de Dick & The Del-Tones y proveniente del memorable arranque de Pulp Fiction, así como Girl, You’ll Be a Woman Soon con Urge Overkill, del mismo filme.

Entre las canciones que nada tienen que ver con las películas destacan  una versión más surf de Ghost Riders In The Sky de Fendermen, o incluso un cover de Paint It Black con Chris Farlowe, sin olvidar I Walk The Line con el gran Johnny Cash. La lista completa de canciones me la ahorro por ahora porque es muy amplia. Baste sólo decir que el disco es muy, muy recomendable.

[Las que faltaron]

Woo Hoo, 5.6.7.8’s

Surf Rider, The Lively Ones


Stuck In The Middle With You, Stealers Wheel

Don’t Let Me Be Misunderstood, Santa Esmeralda

WTF!!! ¿Esos monos no son acaso de Soul Calibur?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: