No hay problema

No existe mejor momento que éste para dar señales de vida.  Blog cien por ciento mexicano, expeliendo sandeces, elucubraciones vanas y reflexiones zafias a todo el mundo desde el epicentro mismo de la influenza porcina. Contrario a lo piensa el resto del mundo, las personas allegadas a mi no están cayendo como moscas – aún -, todavía tenemos fuerza y vigor, vivimos nuestras vidas, mientras haya, a tope.  Muchas cosas han cambiado de la noche a la mañana, no es posible caminar por la calle sin sentir esa paranoia colectiva que ha secuestrado al México de mis amores. Entre calles desiertas y transportes semivacios, embozados  y con reservas, pululamos los mexicanos por doquier, todos llevamos en la conciencia la misma semilla de supervivencia que nos anima desde hace años, el mismo brillo en los ojos que nos empuja a seguir yendo al trabajo, haciendo gala de ese irreverente pero respetuoso (sic) desprecio por la muerte que nos caracteriza. Pocos pueblos en el mundo entienden y comparten ese carácter.

En este mismo sentido, somos nosotros los mexicanos quienes mejor nos burlamos de nuestras desgracias y sinsabores, soy consciente de que toda pérdida humana merece respeto y dignidad, pero el auto escarnio es para nosotros el mejor vehículo para liberar frustraciones y tensiones.

Embozado, con un tick nervioso en el ojo izquierdo causado por tanto tiempo ante el computador – cuestión de trabajo -, aquí estoy esta noche escribiendo líneas en un esfuerzo por hacer entender al mundo que México no sólo es influenza porcina, México es su gente, y no pocas personas alrededor del mundo darán constancia de que la gente de este país es única. Acogedor y peligroso a la vez, el mexicano cobija al extranjero, al trotamundos de cualquier raza y color, al refugiado, con amistad que no tiene par.

Como ya es costumbre, mis coterráneos vuelven a ser los apestados del mundo, regresando en calidad de indeseables de cualquier parte del mundo donde hayan osado posar su planta recientemente. México siempre ha abierto sus puertas al mundo, ahora es el mundo quien cierra sus puertas a México, en su derecho están.

Yo por mientras seguiré aquí, evitando el contagio, asistiendo al trabajo, bebiendo tequila al escribir estas entradas, y presumiendo mi firma en los foros de Atomix. Cuando tenga que caer, caeré.

No hay problema, y no lo digo yo, lo dice Pink Martini.

Comentarios en: "No hay problema" (2)

  1. Durante la loquera influenzal yo me hacia tapabocas así:

    http://www.gamersla.net/gnoblis/?p=611

    Y me fui de vacaciones a Mazatlán

  2. izcoatl dijo:

    @Gnoblis: tuve tiempo de checar tu post influenzal. Bien por Mazatlán y bien por la “pulmonia”, se ve de lujo sobre el escritorio.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: