Lluvia, ve y dile…

Al parecer ahora si ha comenzado de manera formal la temporada de lluvia aquí en el Valle de México. Suele ser más lluvioso en el sur de la ciudad y el área metropolitana, que al oriente, donde vivo yo; he visto caer lluvia durante horas en Ciudad Universitaria, mientras que en mi pueblo apenas se nubla el cielo, aún así, durante estos cortos meses recibimos nuestra tandada de agua. Contrario a lo que sucede con el resto de la gente, la lluvia y los días nubosos me ponen de “buenas”, yo sonrío mientras los demás despotrican sin ton ni son contra la anegación de vías urbanas y asentamientos humanos que están donde no deberían estar, contra las coladeras taponadas de basura que la gente arrojó sin miramientos a la calle. Escupe al cielo y te caerá en la cara. No me importa llegar tarde a casa, puedo estacionarme durante horas a ver llover, a la espera de que el metro se relaje.

El cerro que corona mi pueblo también se alegra por la lluvia, pues reverdece y suelta su mejor aroma durante estos días, mismos que aprovecho para salir a correr en él, cuando estoy en forma, o simplemente a caminar, cuando no lo estoy. Últimamente he salido a correr casi diario, así que confío en poder hacer afrenta a sus elevaciones y veredas trotando; quien no haya tratado de subir un cerro corriendo, no tiene idea de qué tan vivo está su corazón. A este cerro, las minas de arena y tezontle le han deformado en buen parte el rostro, pero él aún sigue dando su mejor cara, así que en algo debería yo de imitarlo.

En este blog, las últimas entradas que anteceden a ésta, han tenido bastante dejo de melancolía, desazón y rabia mal contenida. Pero poco a poco el agua retorna a su cauce y los días aciagos – si bien no terminan – cada vez me importan menos. Con mi impermeable estilo “protección civil” y mis botas a prueba de charcos, haré frente a este hermoso tiempo. Felices lluvias a todos.

Lluvia, ve y dile que no esperaré.

Comentarios en: "Lluvia, ve y dile…" (2)

  1. La lluvia es la neta

  2. Estimado amigo, mi abuelo alguna vez me dijo que la luuvia no solo es vida para los vegetal, sino que también servía para lavar las tristeza de los corazones melancólicos… Aún no sé si sería una tradición
    popular o lo leyó en alguna parte. Pero eso resultó en mi, mis mejores tiempos donde tengo fuerzas renovadas en tiempo de lluvias, hay que dejar que fluya el agua!!! Arriba ese ánimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: