No apuestes por mi

No me había dado cuenta de que la vida es una serie continua de apuestas; o quizás si, pero lo había olvidado. En una apuesta siempre algo se gana y algo se pierde, pues supongo que la vida busca el balance en todo.

Ayer aposté por ti y perdí mi tranquilidad. Ayer apostaste por mi, y perdiste esa flama de júbilo que siempre llevaste internamente. Ambos conocemos cuál fue la ganancia.

Hoy apostaste por él, me perdiste a mi, pero en contrapunto ganaste todo aquello que siempre quisiste: una casa, una camioneta y un perro. Hoy he dejado de apostar, y sin embargo sigo perdiendo todo.

Comentarios en: "No apuestes por mi" (2)

  1. Ya sé que la entrada no es de las más nuevas, pero siento que hasta ahorita me hizo click…

    Gulp. ¿Uno puede atragantarse de un click?

    (De ahí en demás, escribes muy bien, pero creo que eso ya lo sabías…)

  2. Hola Aisling. Si se puede, sólo resta atragantarse a gusto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: