Retorno

La vida da giros impredecibles y en uno de ellos he retornado a lugares que pertenecen a mi pasado. Estudié el bachillerato en Texcoco de Mora hace ya algunos ayeres, y últimamente algunas circunstancias me han hecho regresar de manera más regular a esta ciudad, al oriente del D.F.

Recuerdo que esta localidad era más limpia, cuando paseaba por sus calles de camino a la terminal de camiones después de clases, había menos gente en las calles y las chicas eran son hermosas – a rabiar -. Algunas cosas han cambiado, como la edad de las personas que en aquellos tiempos fueron mis compañeros de correrías, tristezas, alegrías, anécdotas y borracheras.

Si algún día llegan a caer por ahí no olviden visitar la Finca la Colorada, bastante recomendable para comer algún  antojo, paladear una cerveza o una botella de  vino o licor, además de disfrutar la música con aires de trova, fandangos oaxaqueños y hasta algo de Arjona, en especial los sábados por la noche. ¡Dios! ¡Qué a toda madre se la pasa uno ahí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: