Thirst (Sed de Sangre)

Grande abandono impera por aquí. El día martes apliqué las condiciones del tag y me lancé a un cine cercano al trabajo, evité películas como Toy Story 3 o el nuevo Karate Kid, pues aunque si me atraen no tengo ánimo de ingresar a salas abarrotadas de niños y padres aniñados, prefiero esperar a que las mentadas películas salgan en DVD y disfrutarlas en la comodidad de mi casa, lejos del murmullo de salas con sobrecupo.

Afortunadamente la película que fui a ver escapa a los reflectores, pasa desapercibida de niños y adolescentes, y en medio de una sala con una veintena de adultos disfruté de una de las mejores historias de vampiros que hay actualmente en el cine. Thirst – o Sed de Sangre, como fue bautizada en México – es producto del cine sudcoreano, y poco después de ver la película averigüé que el director, Chan-wook Park, es bastante competente y ha dirigido una serie de películas bastante decentes que le han dado renombre fuera de su país de origen.

Sang-hyun es un sacerdote católico que se interesa por cuidar a pacientes de una mortal enfermedad, su interés por acabar con este padecimiento lo lleva a participar de un arriesgado experimento médico. El tratamiento lo mata, pero tras un inesperado regreso de la muerte en la sala de urgencias, su ser comienza a mostrar cambios; es forzoso asistir al cine para descubrir la subsecuente historia que rodeará al renovado sacerdote.

La película escapa al trillado estereotipo de vampiro guapo y gallardo para adolescente cachonda, tan de moda estos días, pero se aleja también del terror clásico y se presenta como una combinación bastante curiosa de drama, psicodelia, horror – más que terror -, y hasta ciertos elementos cómicos bastantes empapados de humor negro. El erotismo impregnado en la cinta tiene mención especial, y lejos de las meras insinuaciones que imperan en otras cintas vampíricas que atraen multitudes, aquí es posible ir un poco más allá y contemplar libidinosamente la renuncia al celibato por parte del sacerdote; se trata de mero cine, pero lujuriosas escenas – sin llegar a ser burdas – activan la imaginación, y no es difícil completar el cuadro con el recuerdo de aromas acordes a la situación.

Es difícil captar el verdadero sentido de la línea argumental de la historia, y a menudo a mitad de película uno se encontrará sin saber a dónde se dirige el relato fílmico, existen bastante giros no sólo en la historia, sino hasta en el tipo de actuación, las situaciones cómicas preceden a las eróticas, éstas al drama y la psicodelia se asoma de improviso, y así sucesivamente hasta el final, que no desmerece. Desafortunadamente este tipo de películas permanecen una o dos semanas en cartelera y desaparecen discretamente de escena.

Estos días has sido bastante lluviosos en el valle de México. Cada año la temporada de lluvia arranca maldiciones e improperios a los capitalinos y habitantes de la zona metropolitana perteneciente al estado de México, pero indiferente a los problemas humanos causados por el crecimiento en desorden, la vida explota en aquellos lugares que aún escapan a la acción rapaz del hombre; estos días aprovecho para ascender, caminando o corriendo, según sea la condición, el viejo cerro a donde papá nos llevaba a contemplar los campos, el valle, y a descubrirse a uno mismo como nimio elemento de este gran mundo.

Me espera el ascenso

La recompensa es la vista y un apetito feroz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: