Treintones

Fin de semana fuera de casa. Reunión de treintones en la casa de campo de mi amiga M. y su marido U., en una localidad cercana a Texcoco, en el estado de México. Carne asada, chorizo, tlacoyitos, nopales y cebollitas de cambray asadas, todo ello tras lograr encender la parrilla después de una hora de esfuerzos, hasta sudé. Tras poner contenta a la barriga, toca también darle su dosis de alegría a la cabeza – y pegarle duro golpe al órgano hepático – y la cerveza corre a raudales.

La vista desde el mirador de la casa de M. fue otra de las recompensas de la reunión, y en la foto se observa, en la lejanía, el Cerro de Texcutzingo, célebre emplazamiento de los Baños de Nezahualcóyotl, y más cerca de lo que parece en la foto (ustedes disculpen la pésima calidad de célular). En días claros, es posible además apreciar a la decaída Tenochtitlan desde ahí, pero esta vez la presencia de nubarrones impidieron tomar una foto digna.

M. no perdió oportunidad de jugar a la Madre Celestina, y trató de meterme entre ojos a su amiga S., lástima, mi corazón funciona de distinta forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: