Fallout 3

Ok, el título es algo viejo, no tiene nada de novedad, pero el Serpenteo nunca se ha caracterizado por ir a la vanguardia en nada, así que procedo a escribir ahora mi reseña personal de este juego que me tuvo enganchado por 2 meses y en el que invertí cerca de 80 horas  (más las que pienso seguir invirtiendo).

Fallout 3 es la continuación a 2 legendarios juegos de PC que nunca tuve el gusto de conocer y jugar, ello no impide alabar todo lo bueno que tiene el presente juego. La temática es muy sencilla, ambientado en un mundo post apocalíptico, damos vida a la historia de un personaje que estará destinado – para bien o para mal – a cambiar la vida en El Yermo, la región de Washington D.C. que ha quedado devastada después de una cruenta guerra nuclear. Nacemos, por fortuna, dentro de un refugio que protegió a una reducida y afortunada cantidad de gente; todo dentro del refugio marcha tranquila y cansinamente hasta que nuestro padre, por razones desconocidas, huye de la protección del refugio. Es aquí que comienza la travesía de nuestro personaje, primero para salir del refugio, y luego para encontrar a nuestro padre. No adivinamos sus motivos para abandonar la seguridad del refugio, pero eso es historia de deberemos desenmarañar jugando.

No pararé mucho a platicar acerca del tema gráfico, ese es asunto que pasa a segundo plano en todo título, y de nada valen grandes gráficos en juegos sosos, cosa que no ocurre a la inversa: baste al lector saber que en PC la ambientación es soberbia y grandiosa. Tanto el diseño de escenarios como el de personajes es excelso y nos sumerge realmente en la atmósfera de decadencia y caos que impera en nuestro nuevo mundo devastado.

¿Cuál es el punto en donde Fallout 3 se despega y adelanta a la mayoría de títulos contemporáneos? En la jugabilidad y en el progreso del que debe ser objeto nuestro personaje, a través de una historia que no puede ni debe ser seguida linealmente; una vez que salimos del refugio, descubrimos que podemos ser presa fácil de ratas mutadas, cucarachas gigantes, escorpiones inmensos, o lo que es peor, saqueadores o “raiders”, viciados seres humanos que campan a sus anchas en un mundo sin ley y en donde buscan ventaja por sobre todos lo seres; sin olvidarse de mencionar a los temibles “supermutantes”, misteriosos y hercúleos seres antropomorfos que ya muy poca relación guardan con sus antepasados, los hombres.

Al principio del juego no es raro morir en las garras de toda esta fauna salvaje del yermo, lo que aunado a la poca experiencia y el ralo equipamiento con que se inicia, llevará al jugador novel o acostumbrado a títulos menos demandantes, a desistir y desechar las intenciones de seguir el juego. Esto convierte a Fallout 3 en un juego difícil e incomprendido, alejándolo de los grandes reflectores. Avanzar en la historia requiere paciencia y tesón, a medida que se hacen escasos avances se irá desarrollando resistencia al daño por ataques, a la radiación; se encontrarán más armas, municiones y se desarrollará la capacidad de cargar más equipo; la indumentaria también irá mejorando.

Más sabe el diablo por viejo que por diablo. En la exploración del yermo se irán descubriendo locaciones en donde es posible abrir una puerta bloqueada a través de ganzúas, de hackear un ordenador, o bien de sacar el mejor partido a la conversación con un personaje. Cada criatura aniquilada, puerta desbloqueada, ordenador hackeado o conversación ganada aportará puntos de experiencia a nuestro personaje, con lo cual, cada que se reúne cierta cantidad de puntos de experiencia, se accederá a un nuevo nivel. Cada aumento de nivel permitirá al jugador asignar puntos a ciertas habilidades: armas pequeñas, conversación, sigilo, medicina, ciencia, reparación, explosivos, robo a hurtadillas, etc.; contar con mayores nivel de ciencia permitirá, por ejemplo, hackear ordenadores más difíciles, mayor puntaje asignado a la conversación abrirá nuevas opciones de dialogo con otros personajes del juego, aplicándose este concepto al resto de las habilidades. Así pues, el desarrollo del personaje nunca es igual al de otro jugador.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar. La otra gran baza del juego es la posibilidad de explorar un mundo inmenso, con decenas de locaciones, algunas útiles a la conveniencia de seguir la historia, y otras completamente indiferentes a nuestros propósitos. Nuestras correrías harán que ninguna partida sea igual a la de otra persona en el mundo. La historia principal se puede seguir y completar en pocas horas, pero el vagabundeo por un Yermo inhóspito consumirá mayor cantidad de tiempo a la par que permitirá generar mayor puntaje de experiencia. La vastedad del yermo y la indiferencia de la mayoría de sus habitantes hacia nuestros propósitos juega a favor de la ambientación, y realmente sentiremos que sólo estamos de paso por un mundo que gira alrededor de otras circunstancias y no en torno nuestro. Otro pequeño detalle que sobresale es la posibilidad de amenizar nuestras correrías con radio, y nos sorprenderemos escuchando al locutor dar noticias respecto a nuestra peripecia; la música, traída desde los años 50’s, sólo aumenta la curiosidad de este gran detalle.

Sobra decir que en cada locación nos espera gente ávida de servicios, por lo cual surgirán decenas de misiones secundarias para seguir a la par de la principal, en ocasiones, las misiones se cruzan unas con otras, por lo cual veremos aparecer o desaparecer misiones en virtud de lo que hagamos por el yermo. Por poner un ejemplo, en cierto punto del juego un personaje nos solicita destruir una ciudad mediante una gran explosión núclear, al hacerlo, haremos desaparecer una gran cantidad de misiones secundarias que jamás aparecerán en el resto del juego. Esto último nos lleva a otra particularidad del juego, el karma. Podemos ir por el yermo haciendo la labor del gran samaritano, ayudando a gente y protegiéndola, o bien podemos convertirnos en el azote de la población, esclavizar y vender personas a cambios de corcholatas, la moneda del juego. Podemos robar y asesinar y como consecuencia de ello cambiar la forma en que los habitantes del yermo nos perciben.

Así pues, estos 3 pilares fundamentales de la jugabilidad de Fallout 3: 1) el desarrollo de un personaje a través de niveles y con puntos de experiencia,  2) la vastedad de un mundo inmenso abierto a la exploración, 3) y la posibilidad de completar misiones secundarías ajenas a la historia principal, todo aderezado por el karma (la forma en que nos comportamos en el mundo del yermo), hacen de Fallout 3 una experiencia irrepetible de jugador a jugador e incluso de partida a partida, transformado este título en una experiencia jugable que fácil puede rebasar las 100 horas de dedicación. Sobra decir que el juego tiene distintos finales en virtud de nuestras acciones.

Es difícil plasmar en un post la gran cantidad de particularidades que posee el juego, mismas que le hacen grande, pero no está de más comentar que si bien se puede jugar en tercera y en primera persona, no contamos con la jugabilidad de un FPS; para derrotar a los enemigos deberemos levelear nuestras armas y hacer uso de una condición del juego que se denomina VATS, sólo apuntaré que esta opción sirve para atacar a los enemigos en tiempo real por turnos (sic), a través de puntos de acción; cada arma tendrá diferentes puntos de acción – que se agotan – y, por supuesto, la habilidad VATS también deberá irse desarrollando a través de experiencia. Yo tampoco me entiendo pero un video despeja muchas dudas.

Sólo puedo añadir que si están dispuestos a invertir  tiempo y paciencia en este título, no se arrepentirán. Pocos juegos restituyen peso por peso el gasto invertido en ellos, Fallout 3 cumple con creces en relación a esto, y hasta se puede decir que a los desarrolladores les quedamos debiendo.

Anuncios

Comentarios en: "Fallout 3" (2)

  1. Me gusta cuando los juegos se proponen recrear un mundo extenso y le ponen detalle como en este caso.

  2. Mundos o universos extensos, como por ejemplo Mass Effect, del cual espero escribir después. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: